Charly Sinewan | Contradicciones en Nueva York. Microrelato + VLOG #71
8569
post-template-default,single,single-post,postid-8569,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,qode_popup_menu_push_text_top,footer_responsive_adv,qode-content-sidebar-responsive,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-17.2,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

Contradicciones en Nueva York. Microrelato + VLOG #71

Contradicciones en Nueva York. Microrelato + VLOG #71

Nueva York me provoca una nueva contradicción. Me atrae tanto como me rechaza. Es, como otras ciudades en el camino, necesaria para el viaje pero dura para el viajero en moto.
(Después del vídeo sigue el relato.)

Hace unos meses decidí que aquí comenzaría el periplo americano. Necesitaba un punto de partida en el hemisferio norte, por temas climatológicos, y un aeropuerto en el que recibir la moto. La idea de viajar con mi amigo Dani, que vive aquí hace años, hizo que finalmente fuera Nueva York el kilómetro cero en América.

IMG_3408A partir de aquí necesitaba de la ciudad. Tenía que sacar la moto del aeropuerto, asegurarla, recibir piezas que faltaban y hacer una serie de esas gestiones que no se suelen contar en videos o relatos. Y para todo esto Nueva York tiene la ventaja de ser una ciudad moderna en un país desarrollado y también, todo lo malo de eso mismo. Esta ciudad te da la posibilidad de encontrar todo lo que necesitas, pero a veces te quita las ganas de buscarlo.

Una nueva contradicción.

Pero no todo fueron gestiones, por un par de días también me convertí en turista.

Recorrí en bici parte de Manhattan, cruzando por un puente, saliendo por el otro, pedaleando por aceras que parecían pasillos de cristal y disfrutando de encuadres únicos en una ciudad que, desde luego, es muy especial. Incluso lo pasé bien viajando en metro y observando a los neoyorkinos. Para el turista, Nueva York es una ciudad amigable. Para el viajero necesitado de resolver gestiones, todo lo contrario.

 

 

Bicicleta en NY

Una vida nómada necesita de ciudades donde reponer, arreglar, recibir o enviar. Por otro lado, el presupuesto de un viaje eterno como el mío no es el de un turista que viene aquí a pasar una semana. En ese sentido, Nueva York te puede desvalijar en pocos días. Las distancias son enormes y el metro pierde todo su encanto cuando no vas en busca de un buen encuadre sino necesitado de gestiones.  Es entonces cuando los pasillos de cristal, como Cenicienta a las doce, se transforman en aceras de hormigón pesado por las que andar rápido es la única manera de llegar antes de que cierre ese negocio que necesitas para resolver no sé qué.

El neoyorkino, metido en faena, es arisco. Tanto el anglosajón como el latino, al menos la primera capa. Es, supongo, la presión de vivir en una ciudad en la que hay que «sobreproducir» para conseguir sobrevivir. Y digo que lo supongo porque he estado demasiado poco para sacar conclusiones. Por eso y porque me gusta regocijarme en mis contradicciones, es probable que vuelva en breve y la viva una temporada un poco más larga.

De momento, seguimos nuestro viaje en moto. Gracias por acompañarme.

6 Comments
  • Josè Guarderas
    Posted at 23:54h, 18 julio Responder

    Hola Charli, siempre que puedo sigo tu viaje y lo disfruto mucho. Hace unas semanas estuve de vacaciones en Orlando con mis hijas pequeñas y después de estar 10 días, prácticamente contaba los días para regresar. Las ciudades con tanto movimiento me cansan, me parece que es lo que te ha pasado a tì en NY.
    Si yo pudiera hacer un viaje como los que haces tú, definitivamente preferiría Australia o Africa en lugar de USA.
    Suerte y te seguimos acompañando en tus espectaculares viajes.

  • EnatorV
    Posted at 06:41h, 19 julio Responder

    En un corto tiempo pasas de sentir la comodidad de ser un turista a sentir las asperezas por ser un viajero. Nunca he tenido la oportunidad de viajar como tu lo haces pero seguramente todos esos inconvenientes al final resultan que te hacen crecer en el sentido que te preparan aún más para los siguientes retos que estás por vivir. Si pasas por mi país El Salvador, me gustaría plantearte una idea, pues creo que tu podrías sacarla a flote y posiblemente te gustará. Saludos.

  • Maribé Cearra
    Posted at 08:57h, 19 julio Responder

    Qué aburrida sería la vida sin contradicciones. Venga, que esto promete.

    • Pedro Pablo García Restrepo
      Posted at 18:51h, 19 julio Responder

      Totalmente de acuero: las contradicciones justifican el vivir. Las contradicciones son el principio de la duda y la duda es la madre del pensamiento creativo.

  • Pedro Pablo García Restrepo
    Posted at 18:36h, 19 julio Responder

    Buenos dias.
    Felicitaciones y que envidia (de la buena) por este viaje.
    Lo que usted dice hombre Charly, es verdad. Aparte de haber hecho algunos dias de rodada en Madagascar con Gema, creo que esta es la otra ocasión en que ha compartido el viaje con alguien, que aunque amigo, es otra persona con otra forma de ser y de pronto ya, una idiosincrasia transformada por vivir en América. Aunque se ve que Don es muy buena onta, no es fácil la convivencia y menos en un viaje donde cada cual yiene sus expectativas y formas de hacer las cosas.
    Requiere esfuerzo, pero es también «parte del paseo» como decimos en Antioquia, provincia de Colombia, donde esperamos verlo algún dia y compartir un poco con usted.
    Por ahora, mucho animo y tranquilo que pronto dominaran el arte de JANDELEAR.

  • Freddy
    Posted at 15:57h, 22 julio Responder

    Buen comienzo !!! abrazo de este uruguayo por ahora en Brasil.

Post A Comment